lunes, febrero 19, 2018

El mito del bloqueo creativo

Nunca he creído en el mito de la hoja en blanco,  el bloqueo creativo siempre me ha parecido una excusa.

Así como no creo en el talento,  creo firmemente que el proceso creativo es más trabajo que inspiración.  "La creatividad es 99% de sudoración y 1% de inspiración"  escuché decir una y mil veces.

Yo no puedo dejarme la mente en blanco,  siempre ando con cien proyectos por desarrollar,  vivo fabricando ideas pero mi problema está en la falta de gestión para realizarlas. Cada vez me alcanza menos el tiempo para realizar todos mis proyectos creativos.  Bueno, esto no es nuevo en mi vida,  siempre he vivido en esa tensión entre la pulsión creativa y la subsistencia diaria,  pero lo que siento en estos días tiene un ingrediente adicional,  los siento así:

Llevo años justificando mi mediocridad intentando hacer muchas cosas al tiempo para poder quedar bien en todo lado.  ¿Por qué no eres mejor profesor?  Pues porque en realidad soy un teatrero.  ¿Por qué tus obritas de teatro son tan deficientes?,  es que en realidad soy fotógrafo,  ¿Por qué no tienes una sola foto decente?,  es que en realidad soy guionista,  ¿por qué no he visto una de las películas que escribiste?,  es que en realidad me dedico a la crítica de cine,  ¿por qué nadie leyó tu libro sobre cine?,  es que en realidad soy filósofo...  y así hasta el infinito excusándome en un lado y en otro.

Y bueno,  en los últimos cuatro años me he dedicado a estudiar  (lo que no estudié siendo más joven),  después de muchos años me gradué de Licenciado en Filosofía pensamiento político y económico de la Universidad Santo Tomás,  me gradué de Licenciado en Artes Plásticas de la Universidad de Antioquia e hice el Máster en guiones audiovisuales de la Universidad Internacional de La Rioja...  yo que era un marginal,  un "diletante de la vida",  un aprendiz y un autodidacta,  me dediqué a certificar unos conocimientos superficiales lo que me amplió el campo laboral,  como en la docencia universitaria,  pero así mismo me quitó tiempo para el ocio creativo.

Durante los años que trabajé sin un título,  sentía que me debía esforzar para hacerme un lugar y de alguna manera me gané el reconocimiento a punta de conocimiento y trabajo,  pero ahora con los cartoncitos colgados he sentido menos necesidad de hacer ese esfuerzo.  En la sociedad de las apariencias le dan mucha importancia a los titulitos como si significaran algo,  como si garantizaran algo.

Lo que quería decir es que en los últimos años de estudio he tenido momentos muy exigentes de aprendizaje y creación tanto en las artes plásticas como en la creación de guiones audiovisuales,l  me esforcé,  aprendí muchísimo y creé obras hasta interesantes,  pero ahora que ya no estoy estudiando me enfrento a la necesidad de crear digamos "profesionalmente",  a cumplirme horarios,  a buscar financiación,  a crear en el mundo real fuera de la universidad y la verdad es que me está costando coger el ritmo fuera de al universidad.

Por ejemplo,  debo escribir los proyectos para las nuevas convocatorias del Ministerio de Cultura,  los tengo clarísmos en mi cabeza,  los puedo exponer claramente,  tengo claros sus objetivos,  metodologías,  referentes  etc.  y se supone que tengo la capacidad técnica de escribirlo,  pero estoy escribiendo a un ritmo suuuuuper lento.

No tengo el mito del bloqueo creativo,  solo creo en la incapacidad de organizarme,  en la procastinación,  en la baja capacidad de esfuerzo,  la falta de creatividad no es más que la falta de capacidad de trabajo.
Publicar un comentario