jueves, agosto 20, 2009

comparsas para Bogotá 2009

Aprovechando el año sabático en el que no presenté propuesta ni me integré a ninguna comparsa, fui a ver el desfile de Comparsas para Bogotá desde el andén como cualquier espectador el pasado 10 de agosto de 2009, entonces transcribo una serie de observaciones sueltas como siempre, con un profundo sentido autocrítico, imaginándome a mí mismo desfilando, inventando imágenes para un desfile efímero.

Desfile de comparsas o la repetción de la repetidera.

Hay una serie de imágenes que se repiten año tras años, como clichés, como caricaturas de sí mismas, que no se recrean si no que se desgastan en cada repetición, como una fotocopia de la fotocopia de la fotocopia, esta peder la imagen inicial. Por ejemplo:

Una figura en zancos que "manipula" mediante cuerdas a otros personajes como si fueran marionetas. Los personajes llevan colgados desechos y otros van con el signo pesos en papel brillante.










La muerte, con camisa de huesos todo.










El Zanquro jinete de una animal mítico bípedo que al parecer se "ajusta" a cualquier tema de comparsa.










Los gigantes títeres inexpresivos. sin cuerpo, sin articulaciones, sin "animación".







El naturalismo a ultranza: Una escena de un parto en una cama con el texto "Ya va a nacer" y unos personajes que gritan histéricos.






Los trajes y atrezos sin propuesta plástica.









Los overoles: son el comodín de las comparsas. Pueden ser negros o de "color vivos" y básicamente sirven para uniformar cualquier comparsa sin mucho esfuerzo.








La "música experimental" con tarros y canecas: ¿Música?¿O la mala influencia de los Stomps?





CONTINUARÁ
Publicar un comentario