sábado, marzo 27, 2010

¡No celebren el día del hombre!

¡No celebren el día del hombre!
Por: www.felipechavez.tk

El día internacional de la mujer nació como una protesta social para reivindicar los derechos sociales y políticos de las mujeres trabajadoras, para reivindicar el papel histórico de la mujer en esta sociedad tan patriarcal. Pero los comerciantes banalizaron esta celebración hasta confundirla con otro día del amor y la amistad o con el día de San Valentín.

Llenan a las mujeres de chocolates y flores prolongando el machismo que le otorga a la mujer el vulgar lugar de objeto de deseo. Organizan agasajos para llenarlas de tortas, guirnaldas y flores burdamente empacadas en papel transparente.

La credulidad femenina queda minada con la sobredosis de tarjeticas con frases amorosas y promesas de respeto que ningún hombre cumplirá durante el año.
De Nevado del Ruiz. Dic. 2009

En la foto un fútil ejemplar masculino.

Los hombres se inventaron la celebración del día del hombre quince días después del día de la mujer para ajustar cuentas y sacar la inversión y para seguir viendo a las mujeres con la charola sirviendo a los hombres. El día de San José, celebrado por los católicos como día de los esposos fue el pretexto para comercializar una celebración vacua. Gracias a la borrachera por el exceso de dulce las mujeres caen en la trampa y creen que la idea es de ellas y ahí las veo haciendo vaca para no dejar pasar el dichoso día sin “el detallito” para los caballeros.

Señoras, señoritas, colegas, compañeras de trabajo, mujeres trabajadoras: ¡No celebren el día del hombre! Porque ser hombre no produce orgullo, porque no hay nada que festejar.

El ser humano es la criatura más peligrosa de la naturaleza y el hombre es quien comanda esa especie. No hay criatura más salvaje, dañina y egocéntrica que el hombre. Ninguna de las conquistas masculinas es digna de ser celebrada ni me produce orgullo. A mí que no me inviten a celebrar el azar de la naturaleza que me puso en el papel de reproductor. Yo no celebro ninguna de las atrocidades producidas por mis congéneres entre los que solo me atrevo a resaltar los mas inofensivos:

  • Diseñar, fabricar y activar la bomba atómica.
  • Producir gobernantes como Hitler, Pinochet, Fujimori o Uribe.
  • Ganar mejores salarios que las mujeres.
  • Rascarse las pelotas para demostrar valentía.
  • Acuchillarse mientras veintidós tipos corren detrás de una pelota.
  • No sufrir los dolores del parto ni las exigencias del embarazo.
  • Relevar a la mamá por la esposa para hacer los oficios de la casa.
  • Y la peor, la más ruin y miserable conquista masculina: Manipular a las mujeres para que nos celebren el día del hombre.
Publicar un comentario