miércoles, diciembre 05, 2012

Miamicencio 2: Daniela quiere un novio



Daniela tiene doce años pero parece de quince.  En la primera hora de clase pide permiso y va al baño a darle una vuelta al prense de la falda para exhibir un poco más de su delgado muslo y se sube las medias blancas hasta tapar las rodillas.

Una profesora que conoce el truco le pide soltar el dobladillo a la falda.  Daniela no oculta su malestar,  se arregla el cabello con rabia y se va a llorar junto a su amiga.

-           Estoy mamada de este colegio,  estoy mamada de mi casa,  pero especialmente de mi papá.

Dice Daniela sollozando y sin dejar  hablar a su amiga continúa diciendo.


-           ¡Mi papá no me deja tener novio!.  Es muy celoso conmigo,  no le gusta ni que mis amigos del conjunto entren a la casa.  Cuando Juan Esteban me dijo que quería ser mi novio grité y me encerré a pensarlo,  como para dejarlo en suspenso un par de días.   Mi papá me preguntó  en qué andaba y yo de bruta le conté.  Se puso furioso y casi me pega una cachetada.  Me dijo que yo era una niña,  que dejara de pensar en bobadas y que ni loco me daba permiso para tener novio,  en cambio a mí sí me toca aguantarme a todas las perras con las que anda mi papá…

Daniela tiene doce años pero parece de quince,  a los trece años tendrá un novio y su padre nunca lo sabrá,  a los catorce ya habrá tenido cuatro novios sin contar el de su primera experiencia sexual que será un amigo de su primo con quien irán de vacaciones a Aruba,  a los quince años por fin se enamorará y el día que maten a su novio en ese inolvidable paseo a la finca, empezará a creer que el amor está íntimamente ligado al dolor.
Publicar un comentario