martes, octubre 01, 2013

Manana Animarraku en PortalEscena.com

Hace unos meses conocí una interesante pareja de titiriteras llamadas Manana Animarraku.  jóvenes egresadas de la licenciatura en artes escénicas de la Universidad Pedagógica Nacional.

Después de ver la obra El maletín asombroso,  hicimos una entrevista para PortalEscnea.com  y la charla me suscitó por lo menos,  las siguientes reflexiones:

1. En Bogotá existe una nueva generación de profesionales en artes escénicas,  tanto licenciados como maestros que han cualificado la escena y el movimiento teatral,  lo cual es una ganancia para el arte y la cultura nacional.



2.  La docencia sigue apareciendo como la mejor fuente de ingresos para los artistas,  como si siguiera siendo necesario vivir de la dictadura-de-clase para poder financiar el arte.

3.  Los acentos estilísticos de los egresados de la ASAB, la Pedagógica ,  el Teatro Libre  se perciben tanto en la puesta en escena como en el discurso.  No es que una sea mejor que la otra sino que se perciben  unos referentes teóricos y metodológicos que evidencian el alma mater de los artistas escénicos profesionales.

Este fenómeno me parece de gran importancia para la diversidad cultural y sobre ello habrá que investigar mas profundamente; por ejemplo,  analizar  las opciones laborales y las líneas creativas de los egresados de los diferentes programas de formación universitaria en artes escénicas,  contrastar programas de formación,  analizar la movilidad de los docentes de una universidad a otra,  la presencia de docentes extranjeros y demás variables de la formación universitaria.

Este ejercicio podrá darnos un panorama de la formación universitaria en artes escénicas,  de la profesionalización del oficio y sobre todo,  herramientas para mejorar la calidad y la diversidad de ofertas educativas para ampliar la inserción de los egresados a los procesos de creación,  circulación,  fomento e investigación de la artes escénicas.

4.  Confirmando mis prejuicios,  cada día me siento más lejos de esta nueva generación de artistas profesionales,  yo me siento parte de una generación anterior,  una generación de empíricos y comprometidos políticamente,  una generación que veía en el teatro  "otra forma de lucha por la equidad social".  Pero a los nuevos profesionales los percibo como artistas profesionales,  concentrados en la puesta en escena y en la subsistencia.

Y no lo escribo de forma peyorativa,  sino al contrario,  para valorar esa vocación profesionalizante que tienen en esta nueva generación.

Sobre esto también habrá que ampliar la mirada,  ¿será cierto que los egresados de las universidades conforman una nueva generación del teatro bogotano?,  ¿Será cierto que la anterior generación era más política y la nueva está mas pendiente de la subsistencia personal?...  como siempre las generalización nos llevan al absurdo,  pero creo que las preguntas pueden servir de detonante para un diálogo más amplio.
Publicar un comentario