miércoles, marzo 04, 2009

La guerra es un problema semántico

Mi mal recibido argumento sobre "la guerra como problema semántico" ha empezado a tener coincidencias con otras voces.

Por ejemplo, Daniel Samper Pizano hoy amaneció diciendo palabras mas, palabras menos; lo que yo he intentado desarrollar durante mis últimos artículo: Las Farc no se acaban por decreto ni por demagogia. La afirmación del ministro Santos: "las Farc están muertas" es obviamente una falacia, mas exactamente una mentira.

Y que no salgan los uribista a decir que soy cómplice del terrorismo, caja de resonancia de la narcoguerrilla ni que apoyo a las Farc. Como cualquier ciudadano no violento, yo también espero la desmovilización de las Farc y el fin del conflicto armado en el pais. Pero eso no se logra con los elegantes giros semánticos para disimular la realidad: la torturra y desaparición por agentes del estado no se debe llama "falso positivo", así como los secuestrados no son simples "retenidos" y el paramilitarismo sigue existiendo así las llamen "bandas emergentes".

Debemos develar la estructura ideológica que carga el lenguaje, mucho mas en tiempo de guerras mediáticas.

Aquí un buen ejemplo análisis crítico de esos discursos:
Publicar un comentario