miércoles, febrero 03, 2010

Autorretrato 2. Mi habla

Me gusta ir a la galería, comprar pambaso y cargar las cosas en una chuspa.

Nunca subo por la escalera porque de niño dormía en un pequeño espacio de la casa debajo de la grada. Bajo por la grada de dos en dos.

Me desagrada la gente paila, la gente peye, la gente doble, falaz o simplemente hipócrita.

Le busco la perrada a cada dificultad de la vida.

Detesto el lenguaje rebuscado de periodistas, científicos sociales y pedagogos. Hablo con una jerga callejera mezcla de payanés, rolo ñero y pseidointelectural de panadería. Soy soez, soy vulgar pero mucho menos de lo que en realidad quisiera ser.

Hablo en español colombiano y del malo, que ya es mucho decir: colombiano-malo es un pleonasmo. Hablo en español colombiano y tuve las mejores convesaciones de mi vida con españoles, peruanos, chilenos, argentinos y venezolanos simultáneamente. Creo que el acento colombiano es el peor, incluso desde antes de convertirse en ese sonsonete paisa sicarial de parces, vueltas y visajes. Me gusta el chillido de los chilenos, el cacareo de los argentinos, la cadencia de los cubanos y la falta de vocalización de los peruanos; pero solamente porque eran mis amigos.

Hablo con aire mejicano por ver tanta novela al mediodía. Digo que "onda wey" como saludo. Me siento mas mejicano, ecuatoriano, venezolano, que colombiano. Me siento mas latinoamericano que colombiano, pero solo porque soy utópico y creo más en la unidad latinoamericana que en el sagrado corazón.

Soy antipatriota, me cago en Shakira, Juanes, Uribe, el himno nacional y su colombia es pasión.
Mi patria es el continente, no esta monarquía de miopes. Mi patria es la música andina, la samba, la timba, la guavina, el bambuco, la carranga, el son, la salsa y el chucuchuco.

No me pongo la mano en el pecho para entonar el himno nacional, aunque me aprendí de memoria las doce estrofas a punta de ejercicio físico en un batallón.

Hablo a diestra y siniestra. Hablo mal y escribo peor. Escribo horrible y pienso peor. Sueño mal y vivo peor. El único sinónimo de peor que conozco soy yo mismo.

Mi palabra es una espiral, voy y vuelvo sobre lo mismo, soy monotemático, monotemático, monotemático, soy un péndulo, una cacatúa, una caricatura de mí mismo, una grabadora, un sonsonete, un disco rayado, un fastidioso, un mamón, un incrédulo, un tonto, un torpe, un pendejo, un iluso, un pretencioso, un vil, un traicionero, un mañosos, un perosozo, un soñador, un cínico, un cinuja, un granuja, un parásito venenoso, una blenorragia y sin ganas de meter a mi mamá al baile, como varios lo piensan y tienen razón, además de engreído y de vacío, soy un malparido y un cabrón.
Publicar un comentario