lunes, abril 05, 2010

El extraño mundo de Alicia

Título: Alicia en el país de las maravillas

Director: Tim Burton

¿Cuándo la ví?: Villavicencio, Marzo de 2010

Lo difícil de ser un mito viviente es creerse a sí mismo. Los mitos vivientes del cine pueden hacer una mala película y sus seguidores dirán que es una obra maestra, o pueden hacer una buena película en otro estilo y sus seguidores dirán que le hizo falta un toque personal. Un mito viviente puede hacer una obra recargada o minimalista y seguir siendo considerado un genio. Ser un mito viviente del cine es una carga pesada que muy pocos como Tim Burton saben manejar.

En Alicia en el país de las maravillas están todos los elementos timburtianos: personajes deschavetados, paisajes góticos, magistral desarrollo técnico de la animación, alguna burla al castillo de Disney y obviamente su actor fetiche Johnny Deep. Pero misteriosamente la historia no logra la fascinación de sus otras películas como El joven manos de tijera, El cadáver de la novia o el Extraño mundo de Jack.

Alicia… sucede diez años después del cuento de Lewis Carrol. La protagonista ya es una joven casandera que de niña “sufrió” extrañas pesadillas con conejos parlanchines y un gato sonriente. El inframundo es gobernado por la histérica Reina Roja y un oráculo predice que en el frabulloso día Alicia vencerá al Jabberwoki para que así la Reina Blanca vuelva a gobernar.

Burton deja el peso de la película en la técnica de la animación y en los personajes para crear ese extraño mundo de Alicia. No es necesariamente una película para niños, no despierta carcajadas ni angustias en el espectador, en cambio logra dibujar la apariencia y emotividad de los personajes principales y secundarios con gran detalle.

Los paisajes configuran el mundo de los sueños con bosques inhóspitos, jardines podados y castillos gigantescos donde los muebles son cargados por animales, mientras el mundo real es definido por la fotografía realista que realza los vestidos de la fiesta de compromiso.

Pero hay un vacío del planteamiento de la historia: “una joven debe casarse con un lord porque es la mejor opción, su rostro hermoso no durará y podría quedarse solterona como la tía”. Es un argumento muy flojo para que la joven vaya a ese mundo de los sueños a aprender a tomar sus propias decisiones. El desenlace es poco afortunado: la joven sale del mundo mágico a cumplir los sueños comerciales de su padre fallecido y se embarca para llevar el colonialismo británico hasta China. No sin antes mostrar las medias e imitar un par de pasos del fantástico baile que el Sombrerero Loco prometió hacer de manera vigorosa, pero tampoco lo hizo.

En la narración el Sombrerero Loco asume el protagonismo de la historia, incluso por encima de Alicia; pero no se sabe si es una gran actuación, el magnífico maquillaje, la apariencia de los ojos digitalmente agrandados al 25%, o es que simplemente Jonny Deep puede hacer cualquier musaraña y hacerse tiernamente inolvidable, al fin y al cabo también es un mito viviente del cine.



Las fotografías están enlazadas con su página de orígen y son usadas para ilustrar este post sin fines comerciales.
Publicar un comentario