martes, mayo 11, 2010

La campaña del terror

Intenté diferentes títulos para este artículo: “La estupidez no tiene límite” o “la publicidad política pagada de El Tiempo da ganas de llorar” pero me quedé con “la campaña del terror”.

Ahora resulta que el señor Armando Benedetti está preocupada porque “lafar” están muy “pasivas” y pretende justifica la idea de que a la guerrilla le conviene que Mockus sea el nuevo presidente porque al ser "débil" no las va a poder combatir, es decir que si la guerrilla estuviera mas "fuerte", hiciera mas atentados, la gente elegiría a Santos como reacción a los abusos de la guerrilla y que si las Farc se muestran débiles, pues la gente puede elegir a Mockus porque lo ven “igualmente débil” para combatirlas.

Lo peligroso de estas insinuaciones es que a escasos días de las elecciones los “santistas” (si es que existen) deben estar preparando un gran atentado contra la población civil (o varios pequeños) para sembrar el terror.

“Yo no quiero volver a sentir el miedo…” dice la terrorista publicidad de Santos, demostrando que su propuesta ideológica es el terrorismo de estado y el miedo como fundamento del control social.

No se nos haga raro que una gran acción terrorista se esté preparando en algún rincón de Colombia para que la muerte de civiles a nombre de las Farc, vuelque los votos que necesita Santos para ganar.

El atentado también puede ser realizado por las Farc a quienes en realidad les conviene que Santos sea presidente para seguir haciéndole el quite a su reinserción a la vida civil con el argumento de que no negociarán su desmovilización con un gobierno como el de Santos y seguirán “combatiendo contra el gobierno de la burguesía”. Pero el atentado también puede ser ejecutado por los mismos santistas expertos en falsos positivos, como parte de la publicidad negra que polariza la opinión para que siga gobernando la ilegalidad de la seguridad democrática.

Cada vez que pretenden mostrar a las Farc como el único problema del país y como el argumento para definir la elección presidencial, me surgen algunas preguntas:

¿Acaso no fue el mismo Santos quien después de la operación jaque dijo que las Farc estaban muertas?, ¿Nos mintió?.

Si la idea de la mano dura contra las Farc fuera cierta, ocho años de uribismo las habrían acabado, pero no ¡Uribe engañó y traicionó al país porque en dos periodos no pudo acabar con la guerrilla!.

Desde la lógica neoliberal se puede afirmar que en cualquier empresa el gerente que no cumple los objetivos que se propone, es despedido inmediatamente. A ese “gerente” se le dio una segunda oportunidad y no pudo acabar con la guerrilla.

Y no acabó la guerrilla simplemente porque no quiso, porque le convenía tener “la culebra viva” para perpetuarse en el poder, para poder justificar el terrorismo de estado como doctrina de gobierno. Porque teniendo la mayor asignación del presupuesto nacional para la guerra, la ayuda económica y militar de Estados Unidos, las fuerzas armadas más numerosas y entrenadas del continente, más de 400.000 unidades militares y policiales en todo el país, acabar con 5.000 guerrilleros es simple cuestión de voluntad.

Entonces es hora de entender que la estrategia de mostrar al candidato Mockus como el débil que puede con un enemigo débil, es la misma que quiere mostrar a Santos como fuerte que puede contra un enemigo fuerte; por eso SON LOS SANTISTAS QUIENES NECESITAN FORTALECER AL ENEMIGO, LOS SANTISTAS NECESITAN FORTALECER A LAS FARC, para fortalecer a su propio candidato.

Si usted es joven, campesino, desplazado, desempleado o simplemente transeúnte, esté pendiente. Los santistas deben estar buscando carne de cañón para hacerlo pasar como víctimas de un ataque guerrillero y así conseguir los votos que necesitan para ganar. Y esto no es una exageración, recordemos que fue el mismo ministro de defensa quien ordenó matar mas de dos mil civiles para hacerlos pasar como bajas de la guerrilla en combate, ahora no se nos haga raro que maten a otros dos mil para decir que fueron las Farc y así conseguir los votos para hacer el relevo en la Casa de Nariño.

La noticia completa aquí.

Publicar un comentario