jueves, julio 08, 2010

Coincidencias

A propósito del ensayo titulado ¿Dónde está el filósofo?, encontré la columna del profesor Jorge Orlando Melo respecto al actual debate sobre la indemnización y las disculpas que debe presentar el Estado colombiano por la muerte de Manuel Cepeda y coincido con el señor Melo cuando afirma:

"rechazo las ideas del senador Cepeda, creo que los grupos que apoyó son culpables de muchos crímenes, pero que nadie tenía derecho a asesinarlo y que el Estado colombiano es responsable por no haber hecho pagar a quienes lo mandaron matar".



La verdad es que después de ocho años ya no espero que el gobierno de AUV cumpla la ley, ni la justicia nacional ni la internacional. Ahí coincido con Antonio Caballero:

"¡Caramba, Presidente! ¡Si Manuel Cepeda fue el asesinado, no el asesino! El compatriota "maltratado injustamente" fue él. Y no se trata de "falsas acusaciones": ya en el año 2001 el Tribunal Superior de Bogotá halló culpables materiales del asesinato a dos sargentos del Ejército, y los condenó a 43 años de cárcel (habría que averiguar si los están cumpliendo, o si les dieron la casa por cárcel o les redujeron la pena o andan por ahí con el brazalete magnético de los consentidos del Inpec, matando gente). Y en cuanto a "la honra de los gobiernos", son los gobiernos mismos los que se deshonran cuando comenten crímenes o los amparan, o cuando niegan que tales crímenes hayan sido cometidos".

No ha faltado el forista estúpido que afirme que Ivan Cepeda asesinó a su propio padre hace dieciseis años, solamente para hacer quedar mal al gobierno y para cobrar una recompensa ¡Por favor! ya es suficiente tanta imbecilidad.

La Corte ya se pronunció y el estado colombiano debe pedir perdón por el asesinato de Cepeda (Y de tantos otros líderes sociales), no el "gobierno", ni "Colombia", ni es el "pueblo" colombiano a quien AUV cree representar.

Señor presidente AUV: yo no voté por usted ni por sus secuaces, usted no me representa ni lo reconozco como legítimo gobernante por su contubernio con los paramilitares y los senadores electos por el narcoparamilitarismo, los votos de los parapolíticos fueron los mismos votos que lo eligieron y reeligieron, por eso usted no fue un gobernante legítimo. Si usted me representara a mí como ciudadano, o tuviera dignidad de gobernante democrático debería cumplir la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos: el Estado colombiano debe pedir perdón así no le guste a la persona que encarna (por pocos días) el cargo de presidente de ese Estado.

PD 1: afortunadamente AUV no ve cine, no sabe de literatura, no le importa la cultura y su mundo se reduce a su finca, sus caballos y lograr la venganza que prometió por el asesinato de su padre, entonces seguramente no tiene tiempo de leer este blog. Ufff... de la que me salvé.

PD 2: Para quienes les interesa el tema de Cpeda y se la sanción al Estado colombiano, aquí está el análisis de lasillavacia.com.
Publicar un comentario