domingo, agosto 08, 2010

¿Cómo evaluar a Uribe?

Ayer estuve pensando en cómo evaluar la gestión del sr. AUV,  simplemente porque a mí no me cabe en la cabeza que el 86% de los colombianos crean en su discurso veintejuliero y ramplón y que exista un teflón tan poderoso donde resulta que él no es responsable de los falsos positivos,  la desigualdad social,  la narcocorrupción,  la compra de votos con notarías,  la zonas francas para sus hijos, las chuzadas, ni la piñata de agro ingreso seguro.

Le dí vueltas a una evaluación objetivo y hoy Daniel Samper Pizano me hizo la tarea,  cogió los 100 puntos que propuso AUV en su mandato y los evaluó así,  intencionalmente omito la parte positiva:  

"el Gobierno defraudó muchos otros puntos del 'Manifiesto democrático'. En vez de reformar el Congreso (No. 18 a 21) acabó corrompiéndolo aún más con la permuta de votos por puestos y notarías y la formación de seudopartidos clientelistas. El No. 17 prometía "cero politiquería", y politiquería fue lo que vimos. También ofrecía (No. 6) combatir el modelo económico neoliberal, y no hizo más que asentarlo. Dijo (No. 26) que protegería a los sindicalistas, y Colombia tiene el récord mundial de líderes obreros asesinados. Anunció "empleo productivo" (No. 68), y esta es la nación latinoamericana con mayor desempleo. Propuso (No. 31) "un país sin droga" y la comisión ad hoc de la Cancillería reconoció el fracaso de esta política. No habló de castigar a los consumidores, pero lo hizo. Proclamó "cero poder para los violentos" (No.2) y le estalló el polvorín de los falsos positivos. Declaró "respeto al medio ambiente" (No. 1) y atropelló la naturaleza. Manifestó: "Necesitamos salvar al Seguro Social" (No. 60) y lo sacrificó. Prometió (No. 85) avanzar en "proyectos viales", y retrasó las obras públicas. Ofreció (No. 63) "una política de tierras encaminada a mejorar las condiciones sociales y productivas de nuestros campesinos pobres", e hizo lo contrario. Anunció (No. 99) "ciento por ciento de tolerancia a la diversidad y a la idea ajena" y acabó llamando enemigos de la patria a algunos opositores y espiando sus conversaciones. Fue claro al expresar que rechazaría a los gobiernos que fuesen "protectorado de nuestros delincuentes", y así obró (No. 92). Pero, sobre todo, se comprometió a "erradicar la miseria y promover la justicia social", y, aunque descendió la pobreza, Colombia es hoy uno de los países del mundo con mayor abismo entre las clases sociales.

Medido con su propio metro, pues, el gobierno de Uribe no cumplió ni 50 centímetros. De haber sido Moisés, sólo habría obedecido tres o cuatro mandamientos." 

Todo esto para decir que bien vale la pena anotar las promesas de campaña y de poseción de Santos,  especialmente cuando aseguró que podría escribir en mármol que no subiría los impuestos...  amanecerá y veremos,  dijo José Feliciano...


La colunma completa aquí.
Publicar un comentario