viernes, junio 22, 2012

Silencios

entonces empiezo a pensar qué me hace falta por entregar

y veo que los días pasan como un zumbido
se calcan unos a otros hasta llegar a una delgada línea que se repite en un patrón indefinible

al frente estoy yo
con la sonrisa de siempre y el estómago revuelto en la contradicción

espero, aguanto, paso saliba
por fin decido hablar
y mis palabras destruyen lo poco que queda

soy como un dragoncito imaginario que al abrir la boca lanza un fuego
que no arraza
pero deja tiznado y humeante el lugar

como un ermitaño que traiciona su voto de silencio y destruye su caverna

debo no hablar, debo no hablar
es el mantra de mis últimos años

igual que al apretar un puñado de arena
cierro la boca y las palabras se deslizan por las comisuras
y mis palabras corroen
los vestigios de mi historia
Publicar un comentario