viernes, mayo 23, 2008

No entiendo a mi esposa


No entiendo a mi esposa

Mi esposa no se parece a las mujeres que habitaban mis sueños
mi esposa es ella
simple y hermosamente ella.
Niña-luz-vientre-mujer-compañía plácida de domingo.

Mi esposa no es mi amiga
ni mi cómplice
ni siquiera escucha el balbuceo repetido
donde intento comprender el mundo.
En la noche me pide callar
para dormirse entre mis brazos.

Mi esposa es mas que una novia esperada
mas que la pasión de una amante
mas que las estabilidad de un matrimonio
mas que la emoción de un amor furtivo
mas fuerte que todo el amor que había conocido
pero junto y mejorado.

Yo no entiendo a mi esposa
es la única persona mas egoísta que yo
y así la amo.
El fin de semana me pide el tiempo que ella nunca tiene para mí de lunes a viernes.
Trabaja a doble jornada porque quiere tener todo lo que sueña
incluso mi felicidad.

Yo no entiendo a mi esposa
no le gusta lo hago
lo que pienso
como hablo
como bailo
como río
como creo lo que creo
y como lo expreso ante el mundo.
Yo no entiendo cómo ama una parte de mí que no conozco
pues la que conozco le es indiferente.

Yo no entiendo a mi esposa
me ve deformado
o me ve realmente como soy
entonces soy yo quien no me conozco
y con ella apenas voy entrando en mi frontera.

Mi esposa es inocente
no conoce la maldad del universo
le huye a los noticieros
y le cree a la publicidad.

Mi esposa es una fantasía
supera mi capacidad de imaginar.
Me sorprende desde el desayuno hasta la noche
pasando por los rituales de aseo de los trastos
y sus pequeños detalles cotidianos que pueden cambiar el curso de las estrellas

Mi esposa no se esfuerza
pero cada día se convierte irremediablemente en la cola de mi cometa
en mi contrapeso
en el ancla de mi descanso
en el cenit necesario
en el norte de mi brújula
en mi litoral
en el ombligo de mis ilusiones
en el eje de mi futuro
en las vocales de mi lenguaje
y en sus consonantes
en el acertijo que me motiva a preguntar
y en esa duda me confirma que estoy vivo
en el paño para las lágrimas que ya no lloro
en el nutriente de cada alimento
en el agua fresca para calmar este calor
en el torrente de mis deseos
en el fresco de un paisaje nuevo
en la rueda que me lleva a la felicidad
en el sofá, la siesta, la almohada de plumas y la piyama
en una ensalada de frutas con mucha crema y melón
en el argumento para una nueva historia
en el sentido razonable para la alienación por un salario
en el deseo de ahorrar para que todo salga bien
en la primera imagen para ver al despertar
y en la última para consentir al dormir
en una extraña especie de borde de mi universo conocido.

Mi esposa no estaba prevista en ningún destino
pero el lunes se alinea cósmicamente con las cinco letras de la palabra sueño.
El martes mi esposa se transforma en mi abecedario
el miércoles en mi garganta
el jueves en los dedos que chuzan el teclado
el viernes en una fuerza inexplicable que me cura las preocupaciones
el sábado en un magnetismo poderoso que me enlaza a la vida
y el domingo en todo eso junto en el instante que dura un beso.

Yo no entiendo por qué mi esposa espera tan pacientemente el regreso de mis viajes
me recibe en piyama con un abrazo
la casa ordenada y una fragancia desinfectada

Nunca entiendo a mi esposa
se que no es mía pero como si lo fuera
me dice que es mía
ella sabe que soy suyo.
Sin miedo a poseernos
nos ofrecemos y nos compartimos.

No entiendo a mi esposa
cuando sufre por la harina en un plato
por un exceso del dulce que disfruta.
Mi esposa se engorda imaginariamente cuando ve un plato suculento.

Yo no entiendo a mi esposa que no se cansa de ser mas hermosa cada mañana.

Mi esposa no es solo mi esposa
antes de serlo es ella misma y no cambia en nada para complacerme
simplemente sigue siendo ella
enseñándome que amar no es deformar al otro con el pretexto del amor.

Mi esposa no solo es mi esposa
es diferente a mí
es excelente en su trabajo y consigue todo lo que emprende.
Con trabajo constante y pataleta
Hace que el universo gire alrededor de sus deseos.

Yo no entiendo a mi esposa tan diferente a otras mujeres
mi esposa no me escucha
ni me cree
ni me admira
ni me lee,
solo me ama como nadie
honestamente
mañana a mañana
hace el desayuno y se preocupa de mi barriga mas que yo.
Mi esposa no me escucha
pero me pide que le cuente algo para conciliar el sueño.

Yo no entiendo cómo mi esposa puede pasar por este mundo
sin comprometerse con alguna causa
pero cada niño de su trabajo encuentra la felicidad.

Yo no entiendo a mi esposa
viendo lo peor de mí
sin explicación se enamoró.
Mi esposa no conoció mi faceta de galán
solo las ruinas de mi pasado
y aún así se enamoró.

Yo no entiendo a mi esposa
dice amarme a montones
posiblemente descubrió que cada día
yo me esfuerzo un poco
para que se enamore mas de mí
y no pone resistencia.

En serio,
yo no entiendo a mi esposa
y no me interesa entenderla,
tengo suficiente con amarla
y con sentirme amado cada día en sus caricias
en sus silencios
y en el descanso que compartimos cada noche.

Yo no entiendo a mi esposa
ya hemos compartido un año y aún no se cansa de mí.
Acompaña cada instante de mis días
con la felicidad de volverla a ver.


Yo no entiendo a mi esposa
y ella tampoco me entiende a mí
simplemente nos amamos
y nos damos mutuamente
una felicidad inexplorada.

11 mayo de 2008.
Publicar un comentario