domingo, diciembre 21, 2008

Pesimismo (Pensando en mi mismo)

Quiero ponerme negativo, irme lanza en ristre contra la visión del hombre actual.

Que lejos estamos del hombre virtuoso de los griegos, del hombre puro y santo medieval, que lejos estamos de una visión antropológica de ser humano integral.

Quiero ponerme negativo y denunciar en este inocuo texto que la visión del hombre actual (la que me ha tocado vivir en la última década del siglo XX y la primera del XXI) se ha empobrecido y se ha envilecido.

Me formé en la filosofía de la liberación, donde el hombre ES en cuanto su relación de justicia y probidad con los demás hombres, es decir, me formé con una visión cristiana del ser-en-comunidad.

Tras el vacío que dejó la caída del muro de Berlín, esos “ideales” de ser humano se empezaron a ver como piezas de museo, como “discursos ideológicos trasnochados”. Y en el peor de los casos, debido a las prácticas terroristas de las guerrillas, la opinión pública asoció el discurso de la justicia social con la justificación del terrorismo.

Mientras tanto, la cultura traqueta: el dinero fácil y la ostentación se abrieron paso en la sociedad que juzga al narcotráfico pero convive e idealiza a los narcotraficantes y sueñan con parecerse a ellos .

Desde esta perspectiva, si nos pudiéramos acproximar a una definición antropológica del hombre actual, nos reduciríamos a la ostentación el poder adquisitivo para consumir sin importar el origen del dinero. Al poner el dinero como taza de la humanidad, dejan de importar los dilemas éticos para conceguirlos.

Colombia pasó muy rápido de una sociedad agraria donde la ética del trabajo determinaba la posición social, a una sociedad de consumo semindustrializada donde el status social lo otorga el dinero.

El advenimiento de la cultura traqueta trajo consigo una deformación de los valores y de las prácticas culturales, porque tuvo la capacidad de poner un "ideal de hombre"; un ideal de hombre deformado obviamente, pero un ideal que los medios masivos se encargan de difundir y promulgar como la única realidad posible.

Ya había dado algunos ejemplos de ese "ideal de ser humano" con ejemplo en este otro texto.

Publicar un comentario