lunes, abril 13, 2009

Karaoke. Abril 4 de 2009


Entonces salimos de una "actualización docente". Luis llama por celular y dice que está de pasada en Villavicencio. Lo recogemos en el carro que se convierte en una chiva para siete personas. Llamamos a otros amigos y con el ánimo de las vacaciones le damos una vuelta a la ciudad.

Dejamos el carro en la casa y mi esposa se niega a salir con ese grupo de gente "charra" (y alcoholizada). sabemos que somos una boleta. Cenamos una hayacas que por casualidad subieron al carro y partimos a la rumba.

El karaoke nos encanta porque somos ridículos. Si esas señoras tan desentonadas cantan en público, nosotros también lo podemos hacer ¡Y hasta peor!. Cantamos desde ranchera, hasta baladas y ese estruendo que alguna vez llamaron "rock en español".

Cesar, Juan Carlos y Diana le dan un toque mágico a esta noche inolvidable. El cubalibre nos enloquece hasta el delirio, damos otra vuelta a la ciudad en taxi y al final cada uno para su casa. Bueno a Luis lo llevamos al hotel y al despedirnos, le recuerdo que su reemplazo en mi vida es Laura, los dos son licenciados en ciencias sociales, él de la U. Pedagógica Nacional y ella de la U. Pedagógica de Tunja, los dos me acompañan en las buenas y en las malas, en los retruécanos de los discursos sociales, en las lecturas de mis textos sin corregir y en los inventos absurdos para hacer menos aburrida la monotonía escolar... y también en los sueños por un mundo mejor, o por lo menos diferente.
Salud.
Publicar un comentario