miércoles, junio 24, 2009

La inutilidad del arte

Lo que mas me gusta del arte es su INUTILIDAD.

Cristóbal Peláez dice que no hay nada mas inútil que el teatro ¿A quién se puede cambiar a punta de teatro?, con un fusil sería más fácil ¿Quién se negaría?, ¿Pero a punta de teatro usted a quién puede cambiar?.

El arte a diferencia del diseño es por definición inútil, vano, inoficioso; justamente su cuna es el ocio y por eso no es bien visto en estas sociedades tan productivas, tan trabajadoras, trabajadoras y trabajadoras.

Para el artista el tiempo de trabajo es el ocio y el ocio es el trabajo.

Yo por ejemplo me la paso leyendo, viendo pendejadas, releyendo mis recuerdos, perdiendo el tiempo vital en actos tan inútiles como cultivar mi intelecto, repasar un poema, corregir algún borrador o en tener pequeños estremecimientos estéticos que no cambiaría por una mesada para llenarme la panza.

La gente productiva, la gente eficiente, la gente eficaz, ("Eficaciente" dirían los del Instituto Alberto Meranni) es incapaz de producir arte porque buscan resultados, porque tienen que solucionar problemas, porque tienen que demostrar mayeres beneficios con la menor inversión y plasmarlo en estadísticas de utilidad.


Ellos no hubieran dejado a Miguel Ángel mas de de un mes en la Capilla Sixtina, pues para ellos: eso no es eficiente, ¿Para qué se iba a gastar mas de cinco años haciendo esos mamarrachos? Que contrate mas ayudantes para hacerlo mas rápido y mejor. Para ellos la rapidez es sinónimo de calidad y han convertido la velocidad en la forma de vida imperante.


Ellos no hubieran dejado a Cervantes más de un mes escribiendo El Quijote ¿Para qué se iba a gastar doce años apiñando esas letras narrando esas historias inútiles?.


En la sociedad de la velocidad, lo lento es una ofensa. En la sociedad de la velocidad solo importa el resultado. Por eso admiran tanto a quienes consiguen dinero por el atajo de la ilegalidad. Para ellos el traqueto el "nuevo rico" tuvo la capacidad de hacer plata rápidamente, entonces lo admiran por la plata pero especialmente por la velocidad para conseguirla. En esa lógica de pensamiento no importan las consideraciones éticas, no importa ni el origen ni las consecuencias de ese dinero, solo importa tener dinero y tenerlo rápidamente.

Para el artista, la cosa es a otro precio. El tiempo y el resultado son variables secundarias, generalmente una obra artística es producto de la experimentación y requiere un profundo, doloroso y placentero procedo de pruebas, de corrección, de maduración. Los buenos escritores escriben mas con el borrador que con la pluma y un espectador no se alcanza a imaginar la cantidad de horas, días, meses, años de ensayo que requiere pensar, escribir, montar, ensayar y producir una puesta en escena.

Incluso hay obras que superan el tiempo del artista pues le exigen "madurar el pensamiento", es decir, adquirir mayor conocimiento técnico del lenguaje artístico utilizado, sus rudimentos técnicos y obviamente la depuración del mensaje que se quiere transmitir. En proporción hay muy pocos novelistas menores de cuarenta años, seguramente porque a esa edad ya se acercan a ese nivel de maduración del pensamiento.

Conozco gente tan afanada que no sabe cocinar a fuego lento, para ellos todo debe ser de inmediato y no saben cómo mejoraría el sabor de sus comidas si le bajan al fuego y la dejan cocinar un rato mas. Conozco gente educada para complacer sus placeres de inmediato a punta de pataleta, que no saben esperar ni hacerse esperar, porque para ellos la vida es solamente una transacción: si no me dan lo que quiero me voy. Ellos ven al mundo como una colección de hechos que suceden a su alrededor.

Pero también conozco gente que tiene un tiempo vital propio, que le ponen su tempo ritmo a la vida, que viven el día a día sin afán, que van consiguiendo cada meta con la paciencia del agricultor, que saben abonar, sembrar, cosechar y recoger la semilla para otro ciclo.

Yo quisiera afanarme menos y aprender más de esa gente.

Y por eso me emociono cuando veo ejercicios estéticos como éstos videos de stop motion que requieren muchas horas de paciencia inútil y belleza suprema
.
Publicar un comentario