martes, junio 09, 2009

Réplica a ¿Alguien le cree?

Acabo de escribir un comentario en mi post anterior, me extiendo un poco buscando los argumentos y me paso a hojear El Tiempo donde encuentro la sabiduría de Claudia López que desarrolla mas inteligente, sofisticada y minuciosamente mi argumento.

Extraigo un par de citas peo los invito a leer la columna completa.

MI COMENTARIO:

Yo no soy antiuribita, soy un ciudadano democrático, es decir soy proestado social de derecho.

El que está en contra de la constitución (Nuestro contrato social) es AUV.

Y justamente tu argumento nos debe ayudar a ser menos tolerantes con el narcotráfico y la cultura traqueta. Si el narcotráfico infiltró a la sociedad ¿debemos aguantarlo?

Justificar los abusos de AUV porque presidentes anteriores también fueron financiados por los violentos solo demuestra la falta de un proyecto de nación.

Aguantar a AUV porque presidentes anteriores también hicieron contubernio con los narcotraficantes es seguir regalándoles nuestro pais a los narcos.

Minimizar los vínculos de AUV con los narcoparamilitares porque anteriores presidentes también tuvieron esos vínculos; es renunciar a nuestro derecho a tener un estado eficiente, justo e incluyente como lo promulgamos en la constitución de 1991.

Por esas y otras razones NO justifico, ni tolero, ni avalo, ni comparto los abusos de AUV, ni el efecto teflón sobre sus funcionarios, ni los acomodos de la constitución a beneficio propio, ni a la sospechosa, acrítica y desinformada mayoría de masa que lo eligió y re-releigirá.

Pero volviendo al putno ¿Es "fuerte" demostrar los vinculos, tolerancia, promoción y financiación de AUV por la delincuencia organizada en esos grupos narcoparamilitares, lo que convierte a ese señor en delincuente?

¿Eso es "fuerte" o tiene opciones de convertirse en verdad histórica?

Y AHORA SÍ LOS APARTES DE LA COLUMNA DE CLAUDIA LOPEZ

"La sistemática eliminación de competidores es la principal contribución que ha hecho el narcotráfico a sus aliados políticos, incluso más que la financiación de sus campañas. Con el genocidio político de la UP, el narcoparamilitarismo eliminó a sus aliados unos 300.000 votos que les competían en las elecciones locales y aplazó 15 años la reaparición organizada de la izquierda.

Lo que esos hechos históricos y las recientes confesiones de paramilitares demuestran es que desde los 80 el narcotráfico y el paramilitarismo actuaban con propósitos y acciones comunes. Al paramilitarismo no lo desmovilizó este gobierno en el 2004, lo desmovilizó el narcotráfico en los 80, cuando logró cooptar sus ejércitos y aliados para un proyecto de expansión del narcotráfico y reconfiguración del mapa territorial y político. Atrás quedaron los supuestos líderes del movimiento de autodefensa como Henry Pérez, Carlos Castaño y el movimiento Morena. Para los 90, los mandamases del paramilitarismo eran los que se habían consolidado como capos del narcotráfico: Vicente Castaño, 'don Berna' y 'Macaco', entre otros. Esa transición de jefes y vocación y la eliminación de sus principales competidores se reflejaron en la proyección política del narcoparamilitarismo.

Cuando en 1982 Pablo Escobar fue electo representante a la Cámara, los 16.250 votos que obtuvo equivalían a menos del 1 por ciento del total de votación de Senado. Tres elecciones más tarde, en 1994, la mafia financió las campañas de Ernesto Samper y varios congresistas. Los judicializados por el proceso 8.000 sumaban una votación equivalente al 10 por ciento del total de votación para Senado.

Dos elecciones después, en el 2002, el narcoparamilitarismo ya se había consolidado nacionalmente, había cooptado cientos de alcaldías, varias gobernaciones y más de una decena de movimientos políticos. Con ese agregado, fue capaz de incrementar su potencial electoral al equivalente al 25 por ciento de la votación de Senado y volvió a ser determinante en las elecciones presidenciales. Sólo que en esta ocasión pudo poner votos organizados, además de plata y bala. Los congresistas investigados por parapolítica suman más de dos millones de votos. Los ya condenados suman más de medio millón.
"

Tomado de El Tiempo Junio 9 de 2009.
Publicar un comentario