martes, agosto 04, 2009

CONTRA EL TALENTO

¿Es posible definir qué es “EL TALENTO”?.

En este país, cualquier persona espontánea o con facilidad para hacer el ridículo incentivado por unos pesos “tiene talento”. Aquí la niña que se desnuda para la revista, tienen talento. Quien imita a Carlos Vives aporreando una guitarra con un acordeón, “tiene talento”. “Quien gana un concurso de belleza aunque se enrede diciendo algo del mismo modo y todo lo contrario en un modo muy bello y en el sentido contrario, “tiene talento”. Quien hace fila tres días para cantar desafinado, “tiene talento”; entonces ¿Qué es el talento?.


Si el talento fuera una habilidad, facilidad, capacidad, “don” para hacer bien algo; desgañitarse pujando el mismo sonsonete como lo hacen varios cantantes colombianos de moda, cuestionan esa “capacidad para hacer bien algo”. Aunque los defensores de la “doctrina del talento” dirán ellos son exitosos, son famosos luego son “talentosos”. Entonces mi conclusión es que ellos tendrían talento para “vender”, no para “cantar” que son verbos bastante diferentes.


El talento tal como es usado en la TV es muy cercano a la definición de “don” una capacidad especial que dios otorga a alguna persona: “dios me dio un don para cantar”, “dios me dio talento para cantar”. Si el talento fuese administrado por dios ¿cómo se reparte?, ¿acaso las almas antes de nacer pasan por una Mano Divina que las toca y les dice una a una: tendrás talento para cantar, tendrás talento para gobernar, tendrás talento para robar, tendrás talento para bailar?. Simplemente NO creo.


Prefiero alinearme con la biología y la psicología evolutiva: el organismo nace con unas condiciones genéticas heredadas de sus padres; pero esas características deben ser entrenadas y fortalecidas a lo largo del ciclo vital. Supongamos la estatura: padres de alta estatua seguramente tendrán hijos de alta estatura, pero si esos hijos no tuvieran la nutrición adecuada, el ejercicio y un medio ambiente sano; difícilmente podrá desarrollar esa “característica” de la estatura.


Si el hijo de un genio no se cría junto al genio en un ambiente de conocimiento, ¿cómo lograría desarrollar su propia inteligencia?. Yo creo que las expresiones “lo llevo en la sangre”, “lo heredé de mis padres”; hacen referencia al contexto el que fue educada la persona.


Es igual con lo que la TV llama “talento”, sobre todo en esa incómoda acepción de “capacidad artística”, donde confunden el “talento” con “arte” y “talentoso” con “artista”. Seguramente un buen cantante nació con una información genética para que su aparato fonatorio emitiera determinados sonidos en determinada forma, pero ese aparato fonatorio tuvo que ser educado. En el caso de quien no nació con ese aparato fonatorio “privilegiado”; seguramente mediante el estudio y el ensayo, puede lograr emitir determinados sonidos, es decir cantar es una capacidad que se aprende, como aprendemos a conducir o a escribir. La calidad del canto, la conducción y la escritura, dependerá del nivel en que se ejecute, yo por ejemplo conduzco pero no compito en la fórmula uno y eso no tiene nada que ver con “El talento para conducir”.


Frente a la antigua pregunta “el artista nace o se hace”, no queda otra que responder que las dos: debe nacer para poder hacerse. Si no se educan esas capacidades no se lograrán desarrollar; ninguna expresión artística se produce espontáneamente. Como lo he dicho insistentemente: el arte es una forma compleja y depurada del pensamiento humano y como tal requiere disciplina, trabajo, dedicación, estudio, ensayo y corrección. No conozco el primer artista que hable de sus capacidades especiales, de un don con el que hace sus obras, de una facilidad con la que consigue sus creaciones o interpretaciones; por el contrario, toda persona que conozca los caminos de la creación artística reconoce su dificultad e incluso sus propias limitaciones frente a una obra o un lenguaje. Es emocionante leer un texto de García Márquez donde reconoce la dificultad que él tiene para escribir una página y a pesar de su esfuerzo, generalmente no queda satisfecho con el resultado.

Las arepas que yo hago son bastante menos ricas que las que prepara mi mamá y no por eso “Ella tiene talento para hacer arepas”, ella tiene experiencia, trayectoria, conocimiento acumulado, entrenamiento; pero no “talento”. Y si alguien tuviera talento ¿Hay que admirarla por eso?.

El talento entonces es otro invento de los comerciantes para vender íconos. Ellos se inventan esa acepción de “talento” para vender los productos asociados a “los talentosos”, de la misma manera como encontraron que la intimidad podía ser enfrascada en capítulos de media hora para venderla junto a las camisetas del reality y los mensajes de texto; solo por esa razón: yo paso, no los veo, no les compro.

Las imágenes están enlazadas con su sitio de origen y son utilizadas solamente para ilustrar este artículo.

Publicar un comentario