jueves, octubre 14, 2010

Segundo informe de avataronomía en creativos colombianos



El primer informe de avataronomía planteó los tipos fundamentales de avatares en creativos colombianos y este segundo informe recoge las tendencias que se destacan en el diseño y publicación de avatares en esta ¿ciber red social?. 


Veamos algunos ejemplos representativos:


ELIMINACIÓN DE LOS LÍMITES DEL GÉNERO

En épocas de la hipercontemporaneidad,  la diferencia de género es cada día más dispersa,  después del concepto de lo “unisex”  y gracias a la exaltación de la sexualidad,  ya no se puede afirmar que existen gestos femeninos o masculinos,  simplemente los avatares empiezan a parecer “usuarios anónimos”  sin gestos particulares y especialmente sin diferenciación de género.

Existe un grupo de hombres dispuestos a entrar al grupo de las tres cuartos,  incluso copiando la pose del autorretrato.


PROLIFERAN LOS CHOCOLOCOS

Los chocolocos se multiplican como conejos.  Se entiende que en el infinito océano virtual,  hay una necesidad de llevar la originalidad al extremo para lograr llamar la atención.   Los disfraces,  el maquillaje,  la espontaneidad y hasta el descuido siguen proliferando en esta categoría. 


LOS INDEFINIBLES

Encontramos dos ejemplos paradigmáticos que no pudimos indexar claramente.  Para algunos de nuestro investigadores son simples informales,  para otros,  son un claro ejemplo de chocolocos y para otros, pertenecerían a la categoría de suplantados.  

La verdad es que los uniformes suelen tener una carga simbólica tan grande que nos fue difícil determinar el grado de autenticidad,  disfraz o chocolocura de estos dos ejemplos.
  

APARECEN LAS HIPERDIVAS

Dentro de la categoría de divas empieza a distinguirse un escalafón,  entre la diva-diva (a secas) y la hiperdiva,  es decir divas pasadas de sensualidad,  casi casi exhibicionista.  Son como un imán gráfico,  sus avatares están tan bien compuestos en pose,  ropa,  colores y encuadre que automáticamente redireccionan visitas masculinas que quieren verificar si la modelo del avatar es real y visitas femeninas que quieren comprobar lo mismo.


LOS PLAGIOS

Dentro de los kith se ha multiplicado el plagio. El kith implica algún trabajo sobre una imagen ya conocida,  lo que los críticos de arte llaman una “resignificación”  incluso una combinación de imágenes,  una sobreposición o por lo menos una alteración de la misma que demuestre algún tipo de trabajo técnico o conceptual.  Pero tristemente proliferan plagios,  descarados robos de imágenes conocidas tanto en la historia del arte como en la historia de la publicidad y de los medios masivos de comunicación.

Esta costumbre del plagio evidencia el facilismo,  la falta de esfuerzo con la que se resuelven muchas de las necesidades de la industria creativa colombiana.


Hay un caso que llama la atención y por eso decidimos avisar públicamente que: todos nos identificamos con esos personajes,  todos nos sentimos tan holgazanes como Homero,  tan pícaros como Bart y  tan inteligentes como Lisa, ¡Todos amamos a Los Simpsons! entonces utilizar esas caricaturas amarillas,  incluida su propia caricatura estilo Matt Groening,  simplemente no es ni original ni chistoso,  es un plagio de menor valor. La proliferación de avatares de los Simpsons demuestra justamente la falta de creatividad en una red llamada creativos colombianos.

 LOS PATRIOTEROS

A propósito del bicentenario de la independencia y de la entronización de “Colombia es pasión” como ideología oficial del marketing colombiano,  el patrioterismo prolifera entre los avatares.  La bandera  tricolor se convirtió en un escudo de la cacareada “identidad nacional” y el sobrero vueltiao es un ícono de la tal “colombianidad”.

Los usuarios de estas banderas viven en el país de RCN donde no hay “desplazados” sino “migrantes”,  donde no hay “conflicto armado” sino “acciones terroristas de grupos narcotraficantes”,  donde no hay hambre sino “anorexia voluntaria”.  Ellos escuchan vallenato y reggaetón y bailan el orgullo de ser colombiano sobre una fosa común a ritmo de tropipop.


LOS ANIMALES SUPLANTADOS

Causa admiración la proliferación de suplantados con avatares de animales.  Gatos,  perros y hasta caballos sonrientes intentan reemplazar la identidad de los usuarios de CC.
Se entiende que la conexión afectiva con una mascota es difícil de definir en términos racionales,  pero los dueños de esos avatares deben saber que el avatar es una pieza gráfica que lleva un mensaje, que comunica,  es decir que el avatar no es para el propio usuarios sino para los demás.

Ver una mascota en un avatar produce una serie de sensaciones encontradas en los demás usuarios,  una mezcla indescriptible de ternura,  repudio y compasión.


LA SOFISTICACIÓN DE LOS CHUSCOS

La categoría de los chuscos demuestra el grado de sofisticación al que puede llegar la avataronomía.  En esta categoría están sucediendo cuatro fenómenos interesantes:

1. Lo importante no es ser chusco sino tener pose de chusco.  Lograr el gesto adecuado implica aparentar una mirada profunda,  como quien piensa en un almuerzo con chunchullo y rellena, o como quien intenta descifrar la cuadratura del círculo,  pero sin la explosión del gesto,  solamente la intensión de quien piensa profundamente y por eso cree que demuestra ser interesante. Torcer la boquita y mirar fijamente hacia la nada. Nos es suficiente ser chusco, hay que parecer interesante para ser chusco.  


2. Las gafas son usadas como una máscara que aporta misterio y sofisticación a la pose,  se supone que proyectan la idea de juventud,  informalidad y consumo de diseño,  los chuscos con gafas son una especie de víctimas de la moda que por eso mismo queda desactualizados cada seis meses,  cuando las multinacionales decidan cambiar el modelo que esté de moda,  aunque eso no los afectará mucho porque al juzgar por el brillo de las gafas,  la mayoría de ejemplos no corresponden a los originales de Police, DG o Gucci,  sino a sus respectivas versiones colombianas de “gafa a $5.000”.

 3. También se presenta el caso de los chuscos que no se conforman con el rostro y deben demostrar su cuerpo para configurar la imagen de chuscos que quieren proyectar.  Dos ejemplos sin comentarios.


4. Pero el fenómeno más interesante entre los chuscos  es la proliferación de avatares sin camisa.  Los descamisados necesitan exhibir su torso en un intento por compensar su baja autoestima.  Los biólogos evolutivos de nuestro equipo  investigador están de acuerdo en que los machos de la mayoría de animales son estéticamente más atractivos que las hembras,  por ejemplo el toro,  el león,  el sapo o el pavo real que  tiene bellos adornos para llamar la atención y poder conseguir hembra para aparearse.  

Pero paradójicamente el ser humano es la excepción de la regla,  las hembras humanas son más bellas estéticamente y además han elaborado una serie de ritos para embellecerse más y conseguir macho para aparearse.  En esta especie,  al macho le tocó la parte fea,  pero eso no se compensa con exhibicionismo.  

Para decirlo en palabras del semiólogo popular: Un hombre sin camisa es más feo que un carro por debajo,  más feo que ver morir a la mamá de hambre. Dejemos las cosas claras,  el exhibicionismo del cuerpo para las mujeres  (preferiblemente para las divas).


LOS CAMELLADORES Y LA FIJACIÓN FÁLICA

Nuestra positiva caracterización de los camelladores generó una proliferación de avatares con sus instrumentos de trabajo,  gente con pinceles,  gente con pantallas,  gente con cámaras y dentro de este grupo se está presentando una tremenda lucha fálica.

Los machos deben proyectar la idea del poderío,  del tamaño y la fecundidad de su falo y lo hacen mediante su herramienta de trabajo, las cámaras fotográficas y de video proyectan profundos traumas fálicos.   Estos avatares intentan compensar carencias fálicas y proyectar otras certezas mediante el tamaño y manejo diestro de la herramienta.

Estos avatares parecen una competencia para demostrar quien tiene la herramienta más grande,  más larga,  más poderosa,  mas profesional.  Así como el tipo de la gabardina disfruta mostrando su herramienta en los callejones,  estos avatares disfrutan que los vean con su herramienta en la mano.


Según Freud el falo es una promesa de poder y en este caso específico manifiesta el poder de construir imágenes,  ¿entonces por qué mostrar el falo y no a la consecuencia de su fecundidad?,  es decir ¿por qué en vez de mostrar su gran herramienta no muestran lo que pueden hacer con ella?,  en vez de mostrar lo grande,  profesional o fina que es su herramienta bien podrían mostrar una sola buena foto y así su fijación fálica dejaría de ser una promesa para ser una realidad.

CONCLUSIONES:

Un avatar comunica ante la comunidad virtual algunos rasgos del dueño del avatar.  El avatar es una pieza comunicativa.

El plagio gráfico demuestra el facilismo con el que se resuelven muchas necesidades en la industria creativa colombiana.

La avataronomía consolida su constructo epistemológico para el análisis sociopsicológico de los usuarios de avatares.

Todos esto nos permite concluir que en procesos de creación no existe la “originalidad”  el único camino que nos queda es la honestidad. 

Publicar un comentario