miércoles, febrero 27, 2013

Miamicencio 15: España



Cuando Dana iba a cumplir los once años viajó a Madrid a celebrarlo con su padre, llevaba un videojuego para no aburrirse en el vuelo,  pero el viaje se convirtió en una odisea difícil de olvidar.

Unos minutos antes de aterrizar en el Aeropuerto Internacional Barajas el abuelo Julio que la acompañaba sufrió un infarto que las azafatas no pudieron atender.  Mientras aterrizaban en medio de la histeria de los pasajeros el abuelo Julio murió.

A sus once años Dana tuvo que tramitar sola todos los formularios de fallecimiento y repatriación del cadáver de su abuelo y no pudo disfrutar sus vacaciones.

Dana llamó a su padre para avisarle lo ocurrido pero no pudo recibir su ayuda pues el Estado español no autorizó la salida temporal de un condenado por narcotráfico para atender una calamidad familia.

Dana nunca olvidó sus once años ni quiso volver a España hasta que su padre terminara de pagar la condena.
Publicar un comentario