miércoles, marzo 06, 2013

Miaicencio 16: El mal negociante



Sergio  es negociante,  se ufana de vender un hueco en dos contados.  Viaja de pueblo en pueblo distribuyendo las mercancías del almacén que tiene en Miamicencio.   A los treinta y cinco años se casó con  Paola quien tenía veinticuatro,  la piel blanca,  el cabello crespo y las piernas más bonitas de toda la ciudad. 

Cuando Sergio hacía pedidos de ropa para el almacén, dejaba las nuevas colecciones de faldas y vestidos para que su esposa los estrenara en el parque donde paseaban los domingos tomados de la mano.  Aquel 8 de octubre con el nacimiento de Sergito su hijo, conocieron una nueva dimensión de la felicidad.

El tiempo pasó y Paola detectó algo extraño en los besos de Sergio. Una vez le preguntó si andaba con otra mujer,  pero él le aseguró que nunca la cambiaría.  Otro día en medio de una discusión le preguntó si
en realidad la amaba y Sergio contestó que si vivía con ella era justamente porque la amaba y que no molestara con su filosofía barata,  que lo dejara ver el partido de fútbol en paz. A Paola no le gustaba que su esposo llegara del trabajo a ver las telenovelas pero ya había renunciado a proponerle algún tema de conversación.

Los días le dieron la razón a Paola. Sergio llevaba ocho meses conviviendo con una mujer que tenía dos hijos.  El divorcio incluyó varias peleas y un acta de conciliación donde Sergio se comprometía a pagar un dinero mensual y el colegio de Sergito.  

Cuatro años después del divorcio nació el nuevo hijo de Sergio y el almacén quebró por la competencia de productos chinos importados a bajo costo.  Paola asumió sola el mantenimiento de la casa y de Sergito estirando su sueldo de cajera bancaria,  aunque lleva las cuentas de todo el dinero que le debe Sergio. 

Al principio de cada mes,  cuando la llaman del colegio de Juanchito por la pensión atrasada, Paola dice irónicamente que Sergio es el gran negociante que hizo el peor negocio de su vida: pasó de tener un hijo a intentar mantener cuatro y una mujer que no trabaja,  por eso ya no le alcanza para responder por el estudio de Sergito.
Publicar un comentario